LA PRINCESA EN CATALUÑA

Desde el punto de vista de la estricta coherencia, no hay duda de que la democracia concuerda mejor con República que con Monarquía. Pero la realidad no es siempre coherente y si hay una palabra mágica en la teoría política esa es `pragmatismo´. Y es el caso que de 40 monarquías que hay en el mundo más de la mitad son democracias, mientras que solo lo son 53 de 135 repúblicas. Según el catedrático Emilio Lamo de Espinosa, esta forma de gobierno está “a la vanguardia” de la democracia. Y añade: “Es más probable tener una democracia bajo una monarquía que bajo una república”. Además, resulta que son más baratas, muy especialmente la española.

El engarce entre monarquía y democracia, a mi entender, pasa por el concepto de `ejemplaridad´ (tan ejemplarmente analizado por Javier Gomá). La monarquía sería así una institución que no se puede permitir fallos, ni en el área privada ni mucho menos en la pública, promoviendo siempre el bien común y, por tanto, totalmente sustraída a las inercias populistas (no es poco en los tiempos que nos corren y explica la fobia que a la institución tienen los enemigos del Estado). Únicamente esta ejemplaridad puede justificar su pervivencia en el siglo XXI. Es cierto que revocar a un monarca o a la monarquía misma es bastante más difícil que hacerlo con un presidente o un gobierno, pero no deja de ser un objetivo accesible por los medios políticos convencionales (incluso se planteó la derogación de la monarquía más arraigada del mundo, la británica, cuando Lady Di).

Ya comenté en su día que el discurso más genuinamente republicano de las últimas décadas tuvo como autor a Felipe VI. Fue, ustedes lo recordarán, el 3 de octubre de 2017. En la misma línea ejemplar considero la decisión de acudir hoy a Barcelona con su hija Leonor. Leo en la prensa secesionista llamadas a hacer una cacerolada para que la niña de 14 años no pueda dormir. Nos regalan así otra imagen nítida del enfrentamiento secular entre barbarie y civilización. Veo también imágenes de los CDRs insultando, escupiendo y empujando a Josep Bou, concejal del PP y candidato a la alcaldía de Barcelona (¿hay algo más grave en democracia que la violencia e intimidación del rival político?).

Y me parece una decisión valiente y valiosa la de llevar a la futura reina al territorio más comanche. El mensaje está claro: reinar no es un privilegio sino una responsabilidad. Hace un par de años publiqué en “El Mundo” un artículo en el que, de alguna manera, felicitaba a los reyes por la buena labor educativa que estaban haciendo como padres. Ahora me parece un excelente momento para recordarlo:

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Revisión del feminismo hegemónico (y contraste con el liberalismo)

Hace unos días me publicó El Asterisco una reseña del excelente libro “Lo sexual es político (y jurídico)” de Pablo De Lora. Me publica ahora una reflexión a partir de la obra. En primer lugar, ubicando al feminismo dentro del pensamiento actual y exponiendo sus `liaisons dangereuses´ con el populismo. Y para terminar con una comparación entre los dos grandes paradigmas que, a mi juicio, están en litigio: feminismo (hegemónico) y liberalismo (político). Dejo aquí enlace para quien interesare.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

A MODO DE RESUMEN…

“Las doctrinas del nazifascismo, el comunismo, el nacionalismo, etc., son manifestaciones idiotas; mas quienes creen en ellas logran caldear enormemente sus corazones a través de estas creencias; y esta excitación inmediata les hace olvidar los desastres a largo plazo que son la consecuencia inevitable de semejantes creencias” (Aldous Huxley)

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

EL (SIEMPRE) JOVENCITO `FRANCOSTEIN´

Hay una barriada de un pueblo sevillano por la que da gusto pasear. No por la especial belleza del entorno sino por el nombre de sus calles: Avenida de la Sabiduría, de la Filosofía, del Conocimiento, calle Aristóteles, Platón, Arquímedes… Un pueblo, una ciudad, un país se retratan en lo que admiran, en lo que institucionalizan como ejemplar (y una de las maneras de hacerlo es concediéndole un lugar en su callejero). Sirva todo lo anterior de preámbulo para una conclusión obvia: ningún país que se precie puede permitir que los restos de un dictador sanguinario reposen en un lugar de honor. O sea que estoy claramente a favor de la exhumación de Franco. Sin titubeo de ninguna clase.

Ahora bien, que esté de acuerdo en esto no significa que también lo esté en la forma elegida. El “desalojo” debería haberse acometido desde el consenso y el sentido de Estado, como un signo inevitable de los tiempos, sin vuelta atrás ni alternativa posible. Las condiciones eran idóneas (todos los grupos parlamentarios votaron a favor de la exhumación, menos el PP que se abstuvo). Sin embargo, se ha optado por sacar tajada electoral sin importar el precio a pagar en división social. Y es que, casi medio siglo después de morir el dictador, declararse anti-franquista sigue siendo muy tentador para una izquierda demasiado huérfana de un proyecto político realista e ilusionante. De esta manera “Francostein” ha sido resucitado y ahora copa tantos titulares como el político más tórrido, calvisanchesco y rufián. Es decir, la conquista colectiva que suponía olvidarnos del infame vejestorio y de su legado (algo prácticamente conseguido hace mucho tiempo) se pone de manera imprudente -y alevosa- en riesgo, dando así renovado brío a los nuevos hunos y a los nuevos hotros.
Y también, infaustamente, a los versos de la “Triste historia” de Jaime Gil de Biedma.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

VIOLENCIA “DOMÉSTICA”

Un breve resumen de los hechos que en la noticia se narran:

-El contrato de alquiler terminó hace casi un año (31 de octubre de 2018).

-Cuatro meses antes (junio de 2018) la casera comunicó a su inquilina una subida de 300 € (de 1.000 € a 1.300 €).

-Ante la negativa a aceptar la subida y también a irse, la propietaria inició trámite de desahucio (la primera orden lleva fecha del pasado 8 de abril).

-En octubre de 2019, Irene Montero pone en marcha -junto a otros políticos de su entorno- una campaña para “garantizar que en nuestro país nadie sea echado de su casa por un alquiler abusivo”.

Qué sea `alquiler abusivo´ o en qué se basa para afirmar, respecto de la inquilina, que sea “su casa”, queda sin explicación, pero de lo que no hay duda es de que la “filosofía” que expone I.M. conecta perfectamente con los más mitos del presente (queja, victivismo, sentimentalismo, adolescencia alevosa…). También con el autoritarismo que suele acompañar al síndrome: en este caso, el señalamiento público de la casera; notoriedad que sin duda sabrá agradecer en un ciudad tan sosegada como la Barcelona de la Kolau. Iba a añadir que la “irresponsable” señora Montero ha estado a punto de ser vicepresidenta de este país, pero, después del “calvo” que nos hizo Pedro Sánchez, el escándalo ha muerto y no se prevé próxima exhumación.

Me detengo brevemente en la frase maravillosa de la pertinaz inquilina: “Nuestra casera es una persona muy prepotente con la que realmente no se podía conversar para nada”. O sea, que después de un año sin pagar, exponerla al sofoco público (en un momento en que las hogueras todavía humean), desatender las órdenes de desahucio, etc., esta señora se niega a dialogar; ¡será facha! 😤 Un diálogo en el que, ya se sabe, cabe descartar el cumplimiento de la ley y del desahucio. Parece que este estilo de “dialogar” ha creado escuela en Cataluña. Solo le ha faltado decir “la casolana ens roba”. O igual no hacía ya falta.

Pero no acaba aquí la historia. El linchamiento podíamos darlo por seguro, pero resulta que la linchada ha sido otra persona que también se llama Esther Argerich. Abajo enlazo artículo de Juan Soto donde cuenta la historia.

Si en este país queda algo de decoro, espero que se tramite la correspondiente demanda contra la Montero, que es de gatillo judicial fácil, ¡y que la presenten las dos Esther Argerich!

https://www.elmundo.es/…/10/23/5db017b8fdddff3a1b8b45ea.html

https://blogs.elconfidencial.com/…/irene-montero-senala-es…/

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

JUECES PARA LA DErMOCRACIA

La Asociación Juezas y Jueces para la Democracia ha publicado un comunicado en el que, en castellano y en catalán, valora la sentencia del procès. Los primeros párrafos suponen una defensa del papel central del derecho en una convivencia democrática. También defiende la máxima transparencia del juicio y cómo los derechos de todas las partes han quedado garantizados, así como la importancia del ejercicio de la independencia judicial sin injerencias externas. Todo muy obvio pero también muy necesario.

Pero el último párrafo cambia bruscamente el registro: “Ni el Poder Judicial ni el procedimiento penal son el marco más adecuado para resolver un problema de esta transcendencia histórica. Por esta razón, hacemos un llamamiento a que, a partir de ese momento, se haga un esfuerzo político y social en la renovación del Pacto Constitucional vigente para lograr un marco de convivencia que incluya a personas que, tanto en Cataluña como en otras partes de España, mantengan divergencias sobre el modelo territorial del Estado.”

Analicemos las dos frases por separado:

1) Un Estado de Derecho es aquel que se rige por el Derecho y los tribunales tienen la obligación de intervenir contra los que se sitúan al margen de la ley (especialmente si son además gobernantes). Eso no impide la actividad política sino que precisamente la hace posible (sin esta garantía, no habría sino distintas versiones de la tiranía o la guerra), al igual que las reglas del ajedrez hacen posible ese juego. Aún más: ha sido principalmente la ausencia de voluntad política de hacer valer el marco jurídico establecido lo que ha impedido hasta ahora cualquier “solución” al “problema catalán”.

2) Ignoro hasta qué punto tiene sentido y, sobre todo, relevancia que esta Asociación haga un llamamiento a la sociedad y a la clase política para nada menos que cambiar la Constitución. En cualquier caso, llama la atención que sea una reivindicación que coincide al milímetro con la que propone el PSOE, Podemos “y sus conjuntos”.

El problema del “problema” son cosas como las siguientes:

-a) Hay dos Cataluñas que piden cosas diametralmente opuestas.
-b) Si el planteamiento vale para Cataluña respecto de España, ¿por qué no para Tabarnia respecto de Cataluña?
-c) Cataluña ya tiene un nivel de autonomía superior al de los länder de Alemania. Se puede cambiar la denominación (de Estado de las autonomías a Estado Federal, Confederal o Panfederal), pero a efectos prácticos no queda apenas recorrido político.
-d) Sí hay recorrido, siempre lo hay, en lo económico (no hay más que bizquear hacia los cuponazos vascos), pero esta asimetría generaría la oportuna reacción de las demás autonomías que, nunca hemos de olvidarlo, son tan “diferentes” de la catalana, la vasca o la pernambuquesa como viceversa.

A mí, sin embargo, me parece que todavía hay muchísima tarea hasta reinstaurar el imperio de la ley, sin la cual ninguna democracia es. Y es cierto que estos retrasos jurídicos se deben a la histórica inacción política (por causas que no toca analizar ahora). Hablamos, por ejemplo, del acoso sistemático contra el no independentista, el uso partidista de las instituciones, las múltiples violencias cotidianas, la ubicua propaganda sufragada públicamente, la imposición abusiva e ilegal del catalán, la red de subvenciones ilegítimas para sostener el delirio, las presiones contra el Estado (o lo que queda de él)…
A través de toda esta obscena maquinaria, engrasada con partidas multimillonarias de dinero público, se ha logrado que un sentimiento muy minoritario en los años 80 posea ahora una proyección internacional (aunque no una mayoría social). En esta situación de coacción estructural sencillamente no queda margen para el proyecto democrático.
Lástima que unos jueces que se acompañan en su denominación con el complemento “para la democracia” no echen de menos en Cataluña el único aire en el que toda verdadera democracia respira.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

LAMPEDUSA EN CATALUÑA (A propósito de la sentencia sobre el procès)

Pronunciarme sobre la sentencia sin haberla leído y sin ser experto jurídico, solo sería necedad arrogante, sin que quepa el atenuante de ser la opción mayoritaria. Como no es cosa de añadir más ruido al estruendo reinante, hablaré en este post únicamente de lo que conozco y entiendo.

Para empezar, creo que procede actualizar el conocido dictum de Romanones (“haga usted las leyes y déjeme a mí los reglamentos”) con “haga usted las sentencias y déjeme a mí la política penitenciaria”. En el caso que nos ocupa: los delincuentes pueden, desde este mismo momento, salir a diario de prisión. Es decir, personas que, sea cual sea la calificación jurídica aplicable, han perpetrado acciones gravísimas -las más graves como cargo público- podrían estar hoy en un régimen de semilibertad. Ello es posible porque el Supremo ha rechazado la petición del Ministerio Fiscal para que los condenados no puedan acceder a este régimen hasta cumplir, al menos, la mitad de la condena. Cabe recurso de la Fiscalía, pero, dada la muy deficiente separación entre Estado y Gobierno en nuestro país, no creo que quepa albergar demasiada esperanza.
Un reportaje reciente de la valiente Leyre Iglesias (https://www.elmundo.es/…/10/06/5d977420fc6c83c4358b467e.html) nos confirmó lo que no era difícil de adivinar: la situación de privilegio de los ahora condenados. Ciertamente no parece muy sensato delegar la administración penitenciaria a los mismos que, día sí, día también, desafían al Estado. ¿Cómo no habrían de hacerlo precisamente en lo referido a las condiciones de bienestar de sus líderes convertidos en protomártires?

Si tuviera que resumir en una sola palabra los problemas de nuestro país, elegiría sin duda IMPUNIDAD. Este ha sido el verdadero motor del nacionalismo, de la corrupción, del cortijismo autonómico… Y uno de los muchos problemas que acarrea es pensar que la alternativa es la `punidad autoritaria´ en vez de la `firmeza democrática´ (cuya alfa y omega es el imperio de la ley). Por eso la reacción más reveladora se me antoja la de los propios condenados: “Lo volveremos a hacer” (https://okdiario.com/…/presos-golpistas-conocer-sentencia-d…), que equivale a “esperamos salir con bien de esta”.

El FC Barcelona ha emitido un comunicado con el título “La condena no es la solución”. Aparte de que esto tiene tanto sentido como si el Govern publicara un Decreto proponiendo que Rakitic fuera titular, hay que reconocer que tienen razón: la condena no es la solución, pero es (podría ser) el marco en el cual la solución fuera posible. Ojalá me equivoque en lo que pienso al respecto.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario